Actualidad

¿Cómo funciona el electrofitness?

electrofitness

“¡Entrena todo tu cuerpo en apenas 20 minutos!” El electrofitness es un entrenamiento revolucionario que promete importantes resultados a corto plazo y lo que es más interesante, con muy poco tiempo de entrenamiento.

¿CÓMO FUNCIONA EL ELECTROFITNESS?

Aunque pueda parecer un método novedoso, el entrenamiento con electrodos es una técnica más que empleada en el ámbito de la fisioterapia y la rehabilitación.

Este entrenamiento consiste en emitir las señales eléctricas que el cerebro envía a nuestros músculos para que estos se contraigan de forma localizada y controlada.

Su posible beneficio en comparación con el entrenamiento tradicional radica en la posibilidad de estimular de forma mucho más profunda y controlada las fibras musculares, así como lograr la estimulación simultánea de grandes grupos musculares, disminuyendo el riesgo de lesión y produciendo con ello beneficios metabólicos y neuromusculares. Es por ello que conocidas figuras del deporte mundial la han incorporado en su programa de entrenamiento

¿ES REALMENTE TAN EFICAZ?

El problema que suele acompañar a la industria del electrofitness es la comercialización de productos o actividades beneficiosas bajo criterios comerciales exagerados y publicidad engañosa que convierten a esa actividad en un cajón desastre de promesas y beneficios inalcanzables que generalmente desembocan en la frustración y el abandono de la práctica de actividad física e incluso en un riesgo para el que la practica.

En este sentido es muy habitual encontrar en los centros de electro fitness publicidad como:

  • “20 minutos de entrenamiento con electrofitness a la semana son suficientes para tonificar todo tu cuerpo”
  • “Quema hasta 2000 Kcal en una única sesión”
  • “Si tienes agujetas es porque es muy efectivo”

Bajo esta condición, electrofitness ha ganado muchos adeptos entre aquellos usuarios que no practican actividad física y que quieren ponerse en forma, empleando para ello el mínimo tiempo y esfuerzo posible.

El entrenamiento con electro estimulación consigue estimular de forma localizada grandes grupos musculares a través de los impulsos eléctricos lo que garantiza un mayor desgaste metabólico y muscular.

Desde el punto de vista del impacto metabólico, electrofitness resulta muy interesante en personas no entrenadas ya que, generalmente tienen una mayor dificultad para llegar a esos niveles de exigencia de forma autónoma y convencional. Sin embargo, al tratarse de una estimulación externa, es muy frecuente rebasar el umbral de exigencia llegando a producir daños musculares que pueden llegar a alcanzar niveles desaconsejados de acidez metabólica.

Fruto de este daño muscular, es muy habitual que aparezcan de forma notoria las temibles agujetas. Esta circunstancia es aprovechada por los defensores del entrenamiento con electrofitness para confirmar su eficacia. Sin embargo, las agujetas no son nunca un síntoma de entrenamiento eficaz sino más bien de un daño muscular producido por una inadaptación del músculo a la carga de entrenamiento que se le ha sometido.

Por tanto, tener agujetas no debe de ser nunca un indicador de rendimiento sino más bien, de una inadaptación del músculo a ese entrenamiento, lo cual debe de tenerse en consideración para ajustar la carga de entrenamiento de forma gradual y progresiva para no incurrir en lesiones musculares o problemas metabólicos producidos por un exceso de acidez.

Otra falacia muy común asociada a la práctica de electrofitness es considerar que se queman muchas más calorías (hasta 2000 kcal en una única sesión) que con el entrenamiento habitual. Aunque si es cierto que este tipo de entrenamiento genera una mayor intensidad, lo hace en un menor tiempo de exposición al esfuerzo, por lo que el volumen de la carga es menor y, por tanto, el balance metabólico será muy parecido al de una sesión convencional que supere el umbral de exigencia mínima al esfuerzo.

CONCLUSIÓN

El electrofitnes, puede llegar a ser un buen método de entrenamiento siempre y cuando se utilice de forma complementaria a un programa de entrenamiento en que se combinen diferentes tipos de estímulos como la fuerza o el desarrollo cardiovascular de forma autónoma.

Desde Plan 90 días consideramos que una buena programación podría consistir en un entrenamiento personal online que contemple alguna sesión de electrofitness a la semana para lograr una estimulación más profunda de las fibras musculares y alcanzar, de forma controlada y sostenible una mayor exigencia física.